Salud que mana del corazón del volcán.

¿Cómo acceder a la energía de la montaña, a sus bondades curativas y revitalizadoras? Hay muchos tipos de terapia que buscan aprovechar las bondades de la tierra. Pero son pocos los que te ofrecerán un acceso directo al corazón de los Andes como Piedra de Agua Fuente Termal y Spa.

Descubre los beneficios de diferentes tratamientos termales en un ambiente subterráneo.

Caminar los pasillos y patios de terra-cotta; tocar y sentir las superficies de la piedra… esto es parte de la iniciación en este prodigioso nicho de geología azuaya, un lugar especial que estimula tus sentidos a través de una conexión auténtica con la montaña.

Un spa nacido del volcán

Piedra de Agua Fuente Termal y Spa se funde con su entorno. No deja de impresionar cómo se ha dispuesto la naturaleza y sus fabulosos contornos a través de las instalaciones, en un espacio de relajación que se nutre de la energía que mana de los ‘hervideros’ termales al oeste de la ciudad de Cuenca, conocidos por sus propiedades curativas desde tiempos inmemoriales.

Los diferentes circuitos del SPA ofrecen tratamientos termales que purifican la piel y eliminan toxinas.

En el Templarium, por ejemplo, encontramos varias piscinas llenas de minerales y beneficiosas para el cuerpo, las cuales, entre sus atributos, mejoran la circulación sanguínea y reactivan el metabolismo. La ‘piscina japonesa de piedras’, por otra parte, es ideal tanto para la relajación como la salud del cuerpo. Está inspirada en la importante cultura termal japonesa, y ofrece la posibilidad de pasar de termales calientes a frías disfrutando del paisaje andino que te rodea.

En Piedra de Agua se encuentra el único SPA Subterráneo de América Latina.

Las ‘cuevas’ o baños de cajón te internan aún más en el foco de energías volcánicas, convirtiendo a Piedra de Agua en el único spa subterráneo de América. Puedes empezar con una mascarilla de lodo rojo, donde prevalecen el calcio, magnesio, hierro, zinc y potasio, un exfoliante natural para la piel que la suaviza y fortalece, ayudando a eliminar manchas e impurezas. La mascarilla de lodo azul, por su parte, que además de magnesio y potasio contiene partículas de oro, plata y cobre, ofrece una hidratación cutánea integral actuando frente al envejecimiento de las células, revitalizando tu piel y balanceando sus energías gracias a la aplicación de pequeños cristales de cuarzo.

Con una amalgama de minerales, el Lodo Rojo Termal Volcánico exfolia, nutre y suaviza la piel.

Piedra de Agua te ofrece la actividad ideal después de días, meses, quizás años de estrés y rutina. Una mañana o tarde en el spa es ofrecerle a tu cuerpo el regalo de la salud, lo que puedes complementar con una deliciosa propuesta gastronómica en su restaurante La Libélula, basada en ingredientes orgánicos cosechados del huerto.

Su arquitectura se armoniza plenamente con la roca volcánica propia del lugar, una verdadera joya de Cuenca para Ecuador y el Mundo.

¡No te pierdas esta oportunidad de canjear tus millas a cambio de un verdadero «make-over» curativo y espiritual!

X